¡Felicidades!. Cambio de septenio.


Hace días que vamos haciendo la cuenta atrás.
Hace días que rememoro que pasó, cómo mi cuerpo pesaba, la falta de sueño, las ganas de verte, el miedo ante el parto, saber que estás bien...
Hace ahora siete años de todo esto y no puedo evitar estar sensible, nostálgica, feliz y agradecida. 

Alguien me dijo que tu llegada cambiaría mi vida. Cuanta razón.

Siete años creciendo juntos, sin duda una gran aventura en la que me convertí en madre, en tu mamá. Gracias por hacerlo posible, por tu paciencia conmigo, por seguirme en mis locuras. No todo ha sido fácil en el camino, pero somos humanos mi vida y eso también es vivir.

Me encanta cuando te veo sonreír, con esos ojos achinados y esa boca desdentada, llena de huecos y creciendo dientes nuevos grandes y fuertes. Sabes que con ella me ganas.

No sólo tu boca está cambiando, también tu cuerpo y tu mente.

Estallas cuando sientes rabia y te enfadas... que nadie te toque, que nadie te hable. 
Te acercas a los iguales, con vergüenza y timidez.
A veces te apartas cuando quiero darte un beso (sobre todo en el colegio), pero luego en casa no paras de pedir mis besos, mis caricias y abrazos. Los tendrás siempre, cuando tu quieras y te apetezca, da igual la edad que tengas.

Hoy entras en una nueva etapa, hoy cambias de septenio. A partir de ahora construyes tu propia identidad con los aprendizajes vividos hasta hoy.

Para terminar esta entrada, te digo como cada año:

Sigue experimentando, no dejes que tu curiosidad e imaginación se apaguen.
Escucha e inventa historias, nutre tu alma.
Salta, ríe, llora, trepa, juega.

Soy muy feliz de que seas mi hijo. Soy feliz de ser tu madre.
Te quiero lo imaginable.

Mamá

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...