Nariz, naricita. Juegos de nariz.


Hay libros para aquellos que aún no saben leer pero les encanta tirarlos, chuparlos, morderlos, utilizarlos como un túnel, tobogán o simplemente disfrutarlos; son pequeños para poder manejar y de cartón para que no se rompan tan fácilmente con los golpes.

Eso lo sabe bien Mar Benegas, que con sus palabras y versos construye cuentos como Colección Cereza de la Editorial Combel: Le pondremos un bigote, Ñam Ñam, Me duermo en un zapato (aquí te lo canto)...  Nariz, naricita es el último libro de la colección que ha llegado a casa gracias a Boolino.



Nariz, naricita es un libro lleno de ritmo sobre la nariz. Ideal para cantar, contar, mirar, jugar y escuchar, pues al final, si te descargas el código QR lo puedes escuchar contar cantado. Esta ilustrado por Cecilia Moreno de una manera sencilla y colorida.




Si quieres que Nariz, naricita forme parte de la biblioteca de tu casa aquí puedes conseguirlo.


JUEGOS DE NARIZ


Juego de la cuchara

Ilustración de La gran fábrica de las palabras. Valería Docampo.

¿Quién alguna vez durante una comida o cena ha cogido la cuchara y se la ha puesto en la nariz?. Un simple juego tan divertido que encanta a pequeños y mayores.


Adivina con tu nariz


Vamos a poner nuestro olfato a prueba. Con los ojos tapados hay que descubrir qué objeto tienes delante. No vale tocar, ni saborear y menos aún ver claro. Tan solo puedes utilizar el sentido del olfato.

Acerca las cosas de una en una: colonia, una naranja, chocolate, cebolla... deja que se tome su tiempo antes de contestar. Que diga si el olor es fuerte, dulce, agradable... que describa el olor con palabras y al final que diga qué cosa es.


Saquitos aromáticos

Imágen del correodelsol
Elaborar nuestros propios ambientadores con hierbas aromáticas (romero, lavanda, hierbabuena, tomillo...) favorece el sentido del olfato, además dicen que tiene propiedades saludables. 


Vamos a relajarnos



Nada mejor para relajarse que una respiración profunda para volver a la calma en momentos de mucha actividad o tensión.  ¿Cómo enseñarles a los más pequeños? Jugando.
Primero hay que conocer bien la propia nariz: dónde está, su forma (larga, redonda, grande...), sus agujeros... la acariciamos despacito ¿qué sientes?
Respiración abdominal: boca arriba, se pone un barquito de papel en la tripa, y vemos cómo va surcando las olas del mar al inspirar y espirar. 


Y tú ¿cómo tratas a tú nariz?
¿conoces algún otro juego?

Si te ha gustado esta entrada comparte, si quieres darme tu opinión no dudes en dejarme un comentario. O mejor... ¿qué te parece las dos?

Nos vemos pronto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...