¡Adiós chupete!. Nuestra experiencia y algunos cuentos. MaMá OriEnta

El chupete, invento adorado por muchos y odiado por otros.


Antes incluso de que nazca ya piensas en muchas cosas, una de ellas sobre el chupete: "¿se lo doy? ¿no se lo doy?".  Decidas lo que decidas tendrás que escuchar  muchas opiniones y muchas cosas, cuales son sus ventajas y cuales sus inconvenientes.

Nosotros decidimos darle el chupete a Superpeque, incluso uno de los pediatras me lo llegó a recomendar para que aprendiera a respirar por la nariz.  Me pareció un poco extraño que un pediatra recomiende el chupete, pero fue así.

Superpeque ya tenía 2 años, tenía casi toda la dentadura y un gran apego al chupete.  En casa nos planteamos regalárselo a los reyes magos ese año pero él decidió que quería empezar primero con la operación pañal, que podéis ver aquí,  por lo que el despegue lo atrasamos.  Así que nos toco escuchar repetidamente: "ese niño ya es muy mayor, deberías de quitarle el chupete", "se le va a deformar los dientes", etc.

Nuestra única preocupación era que nuestro hijo sufriera lo menos posible, y para eso la mejor forma era que lo dejara por voluntad propia.

Así que empezamos a racionalizar su uso.  En la Escuela Infantil no lo utilizaba y en casa sólo para dormir.  Pero cuando parecía que ésto estaba ya conseguido se puso enfermo y el chupete volvió, y volvió con más apego que nunca.

Para entonces ya comía solido, pero es cierto que había cosas que le costaba un montón y me comentaron que podía ser debido al chupete.

Llego el verano, al entrar y salir de la escuela, veíamos a los bebés en el patio.  A Superpeque le encantaba pararse a mirarlos y saludarles, "mira mami son bebés".  No todos tenían chupete y ésto le llamo la atención. "¿no tenen?".

En uno de los cuentos que leímos (como es habitual en nosotros), la mamá de Carlos le dice que va siendo hora de dejar el chupete, por lo que plantea cómo dejarlo: guardarlo en la caja de recuerdos, regalárselo a Lola su muñeca preferida...


  • Anda mira, Carlos le  regala los chupetes a los bebés de su escuela porque lo necesitan más que él.
  • Y no lloran.
  • Es verdad, se ponen muy contentos. ¿Qué te parece regalarle los tuyos a los bebés de tu escuela?
  • Claro mami, ellos no tienen y lloran (sus gestos no correspondían del todo con lo que decía). Y como yo soy mayor... y puedo montar en un patinete azul (llevaba ya unas semanas diciendo que era mayor porque iba a ir al cole de mayores, y que quería un patinete azul).
Nos pusimos de acuerdo con las profesoras de la escuela, un gran apoyo y desde aquí les doy otra vez las gracias.  Superpeque visitaba la clase de los bebés, les decía que les iba a llevar los chupetes porque era mayor.

Lunes, 14 de julio, llego el día.  Cogimos todos los chupetes y los metimos en la chupetera.  Vamos a clase y él se lo da a su profesora y le dice que son para los bebés.  Me voy con el corazón en un puño y deseando de que dieran la hora de recogerle.  Al llegar a por Superpeque está muy contento y nervioso ¡tenía su patinete azul!. Llego la noche, y aunque le costó conciliar el sueño ("mami quiero agua, mami me arropas, mami dame un beso...") durmió del tirón y sin pedir el chupete en ningún momento.

Hace ya 3 meses que dijimos ¡adiós al chupete! y ni una sola lagrima.

Así fue nuestra experiencia, la verdad que más fácil de lo que nosotros podíamos imaginar, aunque estoy segura que fue así por qué fue él quién decidió cuando y cómo.

Algunos consejos:
  • Elige el momento adecuado. Cada niño es distinto, por lo que cada uno necesita su tiempo. 
  • Al igual que el niño o la niña, vosotros los padres, tenéis que estar preparados
  • No te enfades con él es mejor elogiarle por cosas que hace bien.
  • Hay niños/as que dejan el chupete a los Reyes Magos o Papa Noel, otros que se lo dan a los bebés porque son mayores, algunos los tiran a la basura directamente, y otros lo dejan en el árbol de los chupetes. Ésta ultima idea la descubrí más tarde. 
El árbol de los chupetes. Todo empezó en Estocolmo hace 30 años, cuando los empleados de la limpieza del parque de Skansen decidieron colgar en un árbol los chupetes que se encontraban perdidos. El árbol de los Chupetes de Estocolmo ya cuenta con más de 12.000 chupetes que los más pequeños han colgado para desarraigarse de ellos. Desde entonces se hace en más de un sitio. Vi por facebook que en Sevilla había uno, en Madrid no encontré nada pero igual ya existe.


Algunos cuentos







12 comentarios:

  1. Qué bien!! Yo he empezado a darle vueltas al tema ya, así que me apunto el cuento en la lista preferente! Enhorabuena por conseguirlo sin llorar! (Como debe ser) ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si consigues que lo deje por voluntad propia seguro que también lo consigues. Eso sí tenéis que estar preparados todos, porque es durillo. Gracias por pasarte Eulália, un saludo.

      Eliminar
  2. Que libro tan bonito! Yo siempre tenia esa pena, decía que se me iba a ser difícil quitárselo pero cual fue mi gran sorpresa! un día como al año y medio ya no lo quiso para nada, yo se lo daba y le daba nauseas jajaja...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues eso esta geneial!!! menudo alivio tuviste que sentir.
      Un saludo

      Eliminar
  3. Yo soy una mami anti-chupete, Vikingo no lo utilizó hasta los 4 meses que decidió que no quería más pecho pero si tetina. Muy a mi pesar probamos y le gustó, eso sí, solo lo tenemos para dormir o calmarse en ciertos momentos. El resto del día sin chupete. Me alegro de que tu peque dejase el chupete convencido y sin lágrimas, muy respetuoso. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es lo que más deseaba, que fuera convencido y que fuera él quien tomara (en cierta medida claro) esa decisión. La verdad que estoy muy contenta con el resultado. Gracias por pasarte y por tu comentario. Un saludo.

      Eliminar
  4. Yo creo que de todas las cosas y evoluciones con mis hijos esta ha sido la que menos ha costado. El mayor un día dijo a los 3 años él sólo que ya era mayor. No le presioné para dejarlo quizás si lo hubiera hecho a los 2 años lo hubiese dejado pero no hubiera respetado su evolución. Así que él sólito lo hizo.
    El pequeño fue distinto. Con 2 años se lo quité de sopetón. Se lo metio entero en la boca, no me digas cómo y casi me da algo para sacárselo de la boca. Así que en ese mismo momento le dije que se acababa el chupete y para mi sorpresa lo entendió y no pasó nada. Y lo tenía toooodo el día puesto, n no creas que lo usaba poco.
    Algún día hare un post de esto jeje
    Un besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Has vivido historias diferentes porque son personas diferentes y cada uno necesita su momento. Esperare esa entrada en tu blog para ver porque el pequeño se metio el chupete entero en la boca jjjj. Un beso.

      Eliminar
  5. Hola!!!
    Mi historia es parecida...a mi tb me lo recomendo el pediatra
    Tb se lo "quite tarde" y tb lo dejo por voluntad propia... Poco a poco los fue usando cada vez menos hasta q sólo lo usaba para dormir y un día decidió q ya no lo necesitaba.
    Sin lágrimas , sin dramas y sin pasarlo mal...
    A ver que tal con el segundo...
    Yo creo que lo mejor es eso...Dejadles decidir y no agobiarles ni obligarles.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que bien Yaiza, es lo mejor y la mejor forma. Seguro que con el segundo también irá genial.
      Un saludo.

      Eliminar
  6. Hola, os proponemos una alternativa por si os interesa. Es un cuento en el que se dice adiós al chupete a través de valores como la empatía, la superación al apego, una bonita historia de superación para ayudar a los pequeños en ese difícil trance… http://loscuentosdepanapa.blogspot.com.es/2015/01/el-hada-de-los-chupes.html Saludos.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...