Quiero ser una pingüina. Conciliación. MaMá OriEnta


Los pingüinos, ellos si que saben conciliar. 
Por eso pregono a los cuanto vientos.... 



Esta tarde mi hijo me ha pedido ver en el móvil un vídeo que tengo muy gracioso del pingüino de la película Happy Feed bailando. Y como he leído esta semana bastantes entradas en distintos blogs y artículos en prensa sobre la conciliación, justo pensé que ya era hora de terminar el borrador que hace meses tengo al respecto y dejar que vea la luz.  Por lo menos una parte. Por eso… 

Quiero ser una pingüina

Cuando la pingüina ha puesto el huevo, deja al padre a cargo del mismo para irse a un spa a recuperarse y comer bien (unos dos meses total na). A su vuelta, le toca a ella del cuidado y alimentación del hijo mientras que él es quien se retira. 

Por fin alguien concilia
Seguro que ellos no tienen sentimiento de culpa por seguir siendo ellos mismos aunque ahora también sean padres.  Para muchos será una mala-madre, o un mal-padre, para mi son geniales. 

Me voy a centrar más en el papel de la mujer, porque aunque estemos en el 2014 y el hombre participa en las tareas de "su" hogar, la crianza de los hijos y/o personas dependientes, sigue recayendo en la mayor parte en nosotras, las mujeres.

Por eso a ellas, a ti mujer te digo:

La conciliación empieza en una misma, en cambiar nuestra mentalidad. Es integrar todo lo que somos (madre, mujer, esposa, hija, amiga…) en una misma.

El ser madre no es renunciar. El ser madre no significa olvidarse de una misma para ocuparse de los demás. 

Olvídate de comentarios como: “yo no sería capaz de dejar a cargo a mis hijos con otra persona”, “con el sueldo de tu marido seguro que puedes quedarte en casa y criar tú a tus hijos”, “si trabajas fuera seguro que luego no tienes tiempo para estar con tus hijos”, "pobre tu marido que viene de trabajar y ahora se queda con el niño"… 

Tú tienes el poder para dirigir tu vida

Una vez que has cambiado de mentalidad, que no tienes esos sentimientos de culpa por querer ser tú misma, reúnete con tu familia, organiza y delega. No somos imprescindibles, no somos superwoman.

Si decides trabajar fuera de casa, es tú decisión.  
Si decides trabajar en casa, es tú decisión.
Tú tomas la decisión, y la que sea es la correcta porque es tuya.  

Tan sólo te voy a pedir una cosa, no te olvides de ti.  De eso es lo que te estoy hablando aquí. Piensa que si tú estás bien, todos a tu alrededor también lo estarán. Al fin y al cabo se trata de vivir.




4 comentarios:

  1. Ayy que razón tienes Emi, yo estoy en eso en ser capaz de no olvidarme de mí...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ana, felicidades!!! Ya has conseguido mucho con haberte dado cuenta y decidir cambiar de dirección. No es fácil y lo sé. Con la primera persona que tenemos que luchar es con una misma. Y es duro. Te animo a que sigas por ahí.
      Gracias por pasarte. Un besote muy gordo.

      Eliminar
  2. Cuanto tenemos todavía que cambiar de mentealidad aún en lo que a conciliación se refiere ¡Estupendo post! ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Conciliar no solo porque uno sea padres o madres, sino porque es persona y necesitamos nuestro tiempo para nosotros mismos. Así somos más felices y por lo tanto más productivos.
      Gracias por pasarte. Un saludo.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...