Cómo gestione las primeras rabietas y algunos consejos. MaMá OriEnta


Hablando con otras mamás y otros papas siempre me decían, ¿ya verás cuando llegue a los dos años? La llamada primera aDOSlecencia entonces si que vas a saber lo que es tener niño.  Bueno ahora que Superpeque tiene 3 y medio me dicen lo mismo sobre los 5, los 9... cada edad tiene sus cosas, es síntoma de que va creciendo y formando.



Los/as niños/as para expresar su frustración utilizan las rabietas, ya sea porque algo no sale como ellos/as esperan, porque no se les deja hacer lo que ellos/as quieren o porque están cansados/as. Las primeras rabietas se producen en torno a los dos años para manifestar su independencia. Es una etapa del desarrollo, pasará y llegarán otras. Hay que tomar unos grandes vasos de paciencia y mimos, dar muchos mimos.


Así gestione las primeras rabietas de Superpeque   


1. Salir de casa 
Sale corriendo por toda la casa y yo detrás, a veces hasta se esconde. Se tira al suelo “¡no quero!” y al intentar ponerle de pie encoge las piernas. Se sienta en el sofá y le da igual si me voy de casa y le dejo sólo.

Me anticipo y le explico a dónde vamos y que vamos a hacer. Salimos de casa haciendo el tren. Cantamos la canción “que viene mama pato, pachin”, con todas las versiones posibles de animales...

2. Abrigarse
Terminar el verano y llegar el otoño-invierno dónde hay que ponerse el abrigo, y luego el gorro, bufanda, guantes... ¡¡no mola tanto!! Ya se que le limita a veces sus carreras y sus juegos, y por eso intento comprarle prendas que sean ligeras, pero hay que abrigarse.  Pues el peque que hace, salir corriendo, se tira al suelo o mientras le voy poniendo el gorro él se quita el abrigo...

A veces dejo que salga a la calle y note el frío (no suele funcionar).  Jugamos a "yo solo", el solo se pone las cosas.  Intento entretenerle contándole "algo" o haciéndole preguntas.

3. Sentarse en la silla - carro de paseo.
Cuando los paseos van a ser demasiado largos, siempre voy con la silla porque se cansa. Pero él no quiere sentarse en la silla, el quiere que mamá le coja ¡coge coge!. Entonces se pone tieso y arquea la espalda, siendo imposible sentarle.  Si lo logro, se escapa por debajo porque aún no me ha dado tiempo a ponerle el cinturón.

Le anticipo a dónde vamos y para qué.  Le doy algún juguete que tengo guardado.  Le doy pan, una galleta, gusanitos... (en estos momentos siempre me acuerdo de mi hermana "lleva siempre pan en el bolso").  

4. En el coche.
A veces no quiere sentarse en su asiento, lo que resulta muy complicado al haber poco espacio. Y en los trayectos un poco largos, a veces hasta en los cortos, se cansa y se pone revoltoso.

Lo que mejor me ha funcionado es la música. Le gusta mucho cantar y bailar. Eso sí, si le da por una canción vamos a oírla no una, ni dos, sino muchas veces seguidas.  Y los cantajuegos, hay madre!!! Y luego pasa lo que pasa...

Fotografía de Malasmadres
5. Yo solo.
Hace unas semanas hasta su profesora se enfadaba con él a la hora de la comida porque no quería comer solo, y ahora, se ha vuelto independiente. Todo es "yo solo", o como dice a veces “Iván, Iván”. No sólo a la hora de comer, que come más el suelo y la silla que él; sino para subir a algún sitio, para lavarse, peinarse…

Aquí solo utilizo la paciencia, respirar hondo, contar hasta 1000000... 

6. Cruzar la calle.
Que difícil es hacer que te de la mano y que no la suelte hasta que llegue al otro lado.

Jugar a sólo pisar las rayas blancas, o las rayas negras. Dónde hay semáforo, le explico cuando se debe cruzar y cuando no, intentamos contar para ver cuanto dura, si son con sonido imaginamos a los pájaros que dice que están dentro.


4 Consejos Básicos


1. Anticiparse
Hay rabietas que son previsibles (como las de por hambre, cansancio, sueño) y otras imposible de prevenir.  Por lo que intenta anticiparte aunque no es fácil.  Lleva siempre algo para comer, la silla de paseo o porteo.  

2. Modera el NO
El uso continuado del NO suele desembocar en una rabieta.  Y pensándolo bien, no es de extrañar. Intenta cambiar la frase de forma positiva.

3. Pon nombre
Es bueno empezar poner nombre a la emoción que está sintiendo. Eso sí, cuando ya esté un poco calmado.  Ponle nombre, explícale que está sintiendo y sobre todo como puede gestionarlo. Ya sabes que un gran recurso que te puede ayudar son los cuentos.  Pásate por la sección del blog Leyendo y Contando.

4. Controla tu rabieta
Es inevitable tener sentimientos negativos hacia el niño en ciertos momentos, y sobre todo perder la paciencia sobre todo cuando también estamos cansados.  Si estás acompañado es mejor un tiempo fuera y delegar en la otra persona para que lo gestione.


Una rabieta o pataleta no es una batalla que uno de los dos tiene que ganar a toda costa. 
Violeta Alcocer


Y tú ¿cómo gestionas las rabietas de los dos?¿Tienes trucos, consejos o algo que compartir?
Estoy deseando saberlo, déjame un comentario.


2 comentarios:

  1. Hola, Soy Patri, autora del Blog la Sonrisa de Lu, he elegido tu blog para los premios Conóceme, un premio para bloggers novatos como yo, jajaja. Aquí te dejo el enlace:
    http://lasonrisadelu.blogspot.com.es/2014/01/y-los-nominados-son.html
    Espero que lo aceptes y sigas la cadena. Besitos y Felices Reyes!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Patricia, ¡¡¡que ilusión!!! y por supuesto que seguiré con la cadena. Un saludo.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...