La Violencia de género y los/as niños/as. MaMá OriEnta


¿Qué es la violencia? Un gesto, un golpe, un insulto, hacer oídos sordos, menospreciar, amenazar, ridiculizar, marginar… son manifestaciones de violencia que afectan a las niñas y a los niños.

Detrás de estas manifestaciones se encuentran niños y niñas, hombres y mujeres, que protagonizan diversas situaciones de conflicto y que muestran una actitud diferente para hacerles frente. Muchas veces, encontramos que quien está haciendo uso de la violencia es alguien que no sabe manejar sus frustraciones y que cree que el poder que se impone con la violencia es la única forma de actuar.

Muchas situaciones violentas tienen origen en la familia, en la escuela, en el barrio o en los medios de comunicación dónde se transmiten modelos violentos que influyen de forma decisiva.

Prevenir la violencia es una cuestión de cambio de actitud. La manera de conseguir cambios sería mediante la educación en igualdad de los niños y de las niñas. Coeducar, tanto en igualdad de derechos como de oportunidades. 

Durante la infancia conviene que ensayen distintos roles y situaciones, que expresen sentimientos, así como enseñarles las habilidades domésticas necesarias para la autonomía y el desarrollo personal.

La familia es el contexto donde cada niña y cada niño reciben y aprenden mensajes, visiones de la realidad y formas de resolver conflictos. 

Vamos a trabajar entre todas y todos para que en un futuro se deje de celebrar un día contra la violencia.

Cómo afecta la violencia de género a los niños según su edad




Marisol Nuevo

Por edades, los cuidados, atención y afecto que reclaman los niños menores de 5 años no pueden ser respondidos adecuadamente por sus madres, las víctimas, y son el grupo de edad más expuesto y vulnerable a la violencia. Estos niños y niñas presentan estancamiento del peso, alteraciones del sueño, transtornos de la alimentación, problemas de control de esfínteres, ansiedad, tristeza y llanto inconsolable. Suelen comportarse con más agresividad en sus interacciones personales y, a menudo, se sienten responsables de los conflictos de sus padres. 

Los niños y las niñas de entre 6 y 12 años tienen mayor control de sus emociones, capacidad de razonamiento, un círculo social más amplio. También imitan los roles de sus progenitores, sienten preocupación o enfado por la actitud de la madre víctima, pero curiosamente muestran admiración ante el poder y la fuerza del padre violento. Presentan más miedos, problemas académicos, conductas agresivas, aislamiento, ansiedad o depresión, y disminución de su autoestima. 

La familia está considerada como el primer agente socializador del niño y el más determinante en la instauración de modelos apropiados de funcionamiento social. La transmisión de la violencia de los padres a sus hijos ha sido motivo de estudio en numerosos trabajos, y se ha demostrado que los niños expuestos a violencia, comparándolos con no expuestos, con mayor frecuencia maltratarán a sus parejas en etapa adulta, mientras que las niñas expuestas serán con mayor probabilidad víctimas de maltrato por sus parejas. Actualmente, el objetivo de numerosas instituciones familiares e infantiles independientes y relacionadas directamente con el poder público es erradicar la transmisión de la violencia de género entre generaciones. 

En este otro post te dejo algunos Cuentos Infantiles para la Igualdad.


2 comentarios:

  1. De acuerdo! Además de co-educar hay que ser co-rreposponsables y predicar con el ejemplo. Muy buen post, te felicito.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...